El Centro de Estudios Ponle Freno-AXA ha celebrado un nuevo encuentro de las Jornadas 3.0 sobre el impacto de la desescalada en la Seguridad Vial con una mesa redonda moderada por el presentador de Deportes de Antena 3 Noticias, Manu Sánchez, y que ha contado con la participación del director general de Tráfico, Pere Navarro; Josep Alfonso, director general de la Fundación AXA y del Centro de Estudios Ponle Freno-AXA; Federico Jiménez de Parga, coordinador general de Movilidad del Ayuntamiento de Madrid; Ramón Ledesma, asesor de PONS Seguridad Vial; y Francisco Alonso, director del INTRAS.

La situación de la movilidad y la seguridad vial durante el confinamiento y cómo ha evolucionado a medida que se producía la desescalada han sido objeto del análisis por parte de los ponentes, así como los factores derivados de la crisis del coronavirus que pueden influir a partir de ahora en esta cuestión. Todo ello teniendo en cuenta que, durante meses, la atención ha estado centrada en la lucha contra la COVID-19. Como ha señalado el director general de Tráfico, Pere Navarro, “un reto ahora es volver a colocar la seguridad vial en la agenda” tras lo sucedido.

Por su parte, el director general de Tráfico, Pere Navarro, ha desgranado algunas de las cuestiones relacionadas con la movilidad y la seguridad vial durante la crisis del coronavirus. Por una parte, según Navarro, se han detectado dos fases: una, de confinamiento, y la otra, de desescalada, en la que han ido aumentando los accidentes a medida que aumentaba la circulación, destacando los de motoristas, que han pasado de no registrarse durante la restricción de movimientos a un incremento de la mortalidad desde mayo. Dentro de la estadística, la mayor parte de accidentes han sido por salidas de la vía y se ha producido un aumento de los accidentes de camiones al ser los que más circulaban en determinadas fechas.

El director general de Tráfico ha apuntado, de cara a la reapertura total de las vías de circulación, que “nos movemos en la incertidumbre” ante una posible combinación de conducción imprudente y consumo de alcohol a causa de celebraciones y reencuentros.

El coordinador general de Movilidad del Ayuntamiento de Madrid, Federico Jiménez de Parga, ha resaltado algunos de los cambios en la circulación urbana a causa de esta crisis: “Un 15% de usuarios de transportes públicos han pasado al privado por miedo”. Además, ha destacado la irrupción del teletrabajo como factor influyente en la movilidad, ya que puede contribuir a reducir la circulación, así como la percepción de que mucha gente va a tomar la decisión de acudir andando al trabajo si es posible. Otra cuestión generada por esta crisis es el estudio de la implantación de ‘apps’ que optimicen el empleo del transporte público.

Ramón Ledesma, asesor de PONS Seguridad Vial, ha realizado una previsión: el crecimiento del uso del ‘vehículo ligero personal’, que se mueve en torno a los 20-40 km/h., lo que puede incrementar también las posibilidades de accidentes con fallecimiento. Por eso ha abogado por la “pacificación” del tráfico urbano, con reducción de velocidades en las vías, augurando que “en 2025 podría ser sencillo llegar a un 50% menos de muertos en Madrid”.

Para el director del INTRAS, Francisco Alonso, la crisis de la COVID-19 tiene otro impacto: “Un tercio de la población está afectado por estados de ansiedad y trastornos del sueño, factores que afectan al tráfico». Además, ha instado a responder a las cuestiones de seguridad vial con un mayor empleo del transporte público: “El problema con él, ahora, es el miedo. Por eso hay que hacer que sea seguro, y que la población perciba que lo es”.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *