La mayoría de las drogas no sólo significan un riesgo para la salud, sino que influyen decisivamente en la siniestralidad vial ya que:
Alteran la capacidad para conducir.
Incrementan el riesgo de sufrir un accidente de tráfico.
Agravan sus consecuencias.

Los efectos de cada droga difieren dependiendo de cómo actúan en el cerebro y concretamente en nuestro sistema nervioso central, pero todas deterioran las capacidades básicas necesarias para conducir con seguridad:
• Las habilidades motoras, el equilibrio y la coordinación.
• La percepción, la atención, el tiempo de reacción.
• El buen juicio a la hora de tomar decisiones o evitar situaciones de riesgo.

Incluso el consumo de cantidades muy pequeñas de algunas drogas pueden tener un efecto negativo en la capacidad de conducir un vehículo.

En el siguiente cuadro podemos ver cómo alteran nuestra capacidad las principales drogas:


TRATAMIENTO LEGAL

La última reforma de la Ley de Seguridad Vial (2014) endureció las sanciones por conducir un vehículo habiendo ingerido sustancias psicotrópicas consolidando el principio de tolerancia cero con el consumo de drogas y la conducción de vehículos. La mera presencia detectada en un control de drogas supone la pérdida de 6 puntos del permiso de conducir y 1000€ de multa. Si además existen síntomas se cometerá un delito contra la seguridad vial, si conducimos un vehículo a motor.

PRUEBAS DE DETECCIÓN DE DROGAS

Están obligados a someterse a estas pruebas todos los conductores de vehículos y todos los usuarios de la vía implicados en un accidente de tráfico o que hayan cometido una infracción. Además, los conductores deberán pasar la prueba ante controles preventivos o cuando circulen con síntomas evidentes de falta de control del vehículo. La negativa a realizar la prueba puede ser castigada por vía administrativa (multa + pérdida de puntos) o por vía penal si existen síntomas claros (ver cuadro anterior). Cabe destacar que las pruebas que se realizan para detectar que un conductor ha ingerido drogas, con influencia en la conducción, sólo aprecian su consumo en las 4 o 6 horas anteriores. La fiabilidad de las pruebas es tal que el 98,6% de las pruebas indiciarias realizadas por la Guardia Civil, o por las policías locales, se confirma en la prueba evidencial (la que se efectúa en el laboratorio).

 

MISCELÁNEA DE CURIOSIDADES

  • Si en un control el conductor da positivo en alcohol y drogas se cometen dos
    infracciones distintas, pudiendo ser sancionado por ambas.
  • Besar a alguien que ha consumido drogas no tiene influencia en las pruebas de
    detección. La determinación de drogas en saliva supone que la droga está presente en
    la sangre y pasa, por filtración, a la saliva excretada en las glándulas salivales.
    Aunque existen en el mercado enjuagues bucales que prometen burlar los controles
    evitando los positivos por cannabis, la realidad es que nada puede engañarlos. Al igual
    que en el alcohol existen muchos mitos sin fundamento científico.
  • El consumo de drogas en días anteriores a la prueba NO produce un resultado positivo
    en el test en saliva.

 

Francisco Paz
Director de Proyectos de PONS Seguridad Vial

 

 

 

 

 

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *