• Vías como la M-30 de Madrid o la Ronda Litoral en Barcelona se verían beneficiadas de esta medida para impulsar la movilidad segura ante el previsible aumento del uso de motocicletas de 125 cc en ciudad.
  • La consultora también propone habilitar los arcenes de las grandes rondas de acceso a las ciudades con circulación limitada a 30 km/h para bicicletas y ciclomotores, entre otras medidas.

PONS Seguridad Vial, consultora líder en España en materia de movilidad, ha realizado una batería de cinco propuestas dirigidas a reordenar el uso de las infraestructuras, vías y vehículos desde un punto de vista normativo con el objetivo de que las administraciones públicas puedan gestionar con seguridad y eficacia la movilidad durante la fase de desescalada en nuestro país y sienten las bases de la Movilidad Responsable del futuro

Como consecuencia de la normativa sanitaria que previsiblemente impedirá que el transporte público pueda asumir todo el volumen de pasajeros al que tradicionalmente hacía frente y con el objetivo de facilitar soluciones alternativas coche privado, PONS Seguridad Vial prevé un incremento sustancial de los desplazamientos en vehículos de dos ruedas como motocicletas, ciclomotores, bicicletas y patinetes en las vías públicas.

Ante este previsible aumento de la movilidad en dos ruedas, PONS Seguridad Vial propone la adopción de las siguientes medidas con el objetivo el poder recuperar la actividad económica y social habitual garantizando la seguridad vial, la movilidad digna y la salud de todos los ciudadanos:

  1. Limitar a 50 km/h la velocidad de circulación de las rondas urbanas y de los trayectos de acceso entre rondas interurbanas – rondas urbanas. Este hecho garantizaría la protección de los vehículos de dos ruedas más vulnerables en este tipo de vías (motociclistas de vehículo de 125 cc), además del resto de motociclistas. Una velocidad media más baja reduce los riesgos de colisión y, por otra parte, en trayectos internos tan cortos como estos, incluso la velocidad media de desplazamiento podría ser superior ya que una colisión grave hace descender los tiempos medios de desplazamiento del día.
  2. Habilitar los arcenes de las vías anteriores para la circulación limitada a 30 km/h para bicicletas y ciclomotores. Se trata de los usuarios más vulnerables que, o bien no pueden legalmente acceder aún por estas vías, o al hacerlo a altas velocidades los riesgos son muy altos. Todos ellos suponen una solución muy interesante para afrontar el transporte privado que viene del transporte público, pero es preciso facilitar su acceso garantizando su seguridad.
  3. Habilitar carriles 30 km/ h en grandes ejes interiores de la ciudad para bicicletas y ciclomotores. El vehículo de dos ruedas se convertirá en prioritario en los desplazamientos medianos (alrededor de los 5 km/h). Es preciso habilitar que sean seguros.
  4. Duplicar los espacios de estacionamiento para patinetes, bicicletas y motocicletas.
  5. Facilitar el transporte de la bicicleta y el patinete en aquellos espacios de transporte público que sea posible. La distancia social y la mejor distribución de personas en el espacio del transporte público son perfectamente compatible con la portabilidad de un patinete o bicicleta plegables.
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *