En la movilidad urbana, independientemente del tipo de vía o su localización, tradicionalmente se ha dado más importancia al desplazamiento con transporte motorizado, y generalmente en vehículo privado.

Conducta Vial Quálitas Creo Accidentes. Pirámide de jerarquía de la movilidad urbana. [Figura]. Recuperado de https://conductavialqualitas.net/articulo51.php

Sin embargo, está surgiendo una “nueva movilidad” donde los desplazamientos se realizan en transporte público, con modos más activos y saludables (a pie o en bicicleta), o con los vehículos de movilidad personal.

20 minutos. La DGT busca sacar las bicicletas y los patinetes eléctricos de las aceras.[Figura]. Recuperado de https://www.20minutos.es/noticia/3791491/0/trafico-dgt-plantea-prohibir-patinetes-bicicletas-circular-aparcar-aceras/

Con la pandemia de la COVID-19 se ha puesto  de manifiesto esta “nueva movilidad”. Si bien, durante los momentos más difíciles, tuvo un efecto negativo con el incremento del vehículo privado y caída del transporte público, se observó un efecto positivo en la movilidad peatonal, ciclista y con vehículos de movilidad personal que se mantiene actualmente.

El aumento de los usuarios vulnerables en las ciudades, de la siniestralidad y sus consecuencias, y de la contaminación reflejan la necesidad de transformar las calles de las ciudades creando un entorno seguro y atractivo para todos los ciudadanos, especialmente para los más vulnerables.  Las calles no son solamente el lugar por el que los ciudadanos nos desplazamos, también es el lugar donde trabajamos, compramos, socializamos, o simplemente disfrutamos. Con la pandemia de la COVID-19, esta consideración de la ciudad como espacio público para el ciudadano ha adquirido un valor aún mayor.

El Correo. Bilbao estrena la reforma de la calle Iparraguirre. [Figura]. Recuperado de https://www.elcorreo.com/bizkaia/bilbao-estrena-reforma-calle-iparraguirre-20201129173404-ga.html#imagen1

Las calles más seguras, acogedoras e interesantes de una ciudad son las que tienen un buen equipamiento, y mayor actividad y variedad. Son las conocidas como “calles completas”.

Dichas calles favorecen la transformación de la ciudad al estar diseñadas para ser seguras, cómodas y convenientes para todos los usuarios independientemente de los modos de desplazamiento, las discapacidades de los usuarios o sus edades.

Se llaman calles completas porque en ellas todas las personas pueden moverse de manera diferente, porque generan actividad, generan variedad de usos. Esto es bueno porque la pieza básica de la ciudad son las calles y su gente.

Peritos de accidentes. ¿Conoces el concepto de calle completa?. [Figura]. Recuperado de https://www.peritosdeaccidentes.com/conoces-el-concepto-de-calle-completa/

No hay fórmulas estandarizadas que se puedan aplicar masivamente en todas las calles ni reglas estrictas que permitan transformar una calle en otra completa. Esta transformación dependerá de múltiples factores entre los cuales está el tipo de usuario de la calle, especialmente el más vulnerable. Así, por ejemplo, una calle peatonal puede no ser el tipo de calle más completa posible. En ellas, un carril de circulación a muy baja velocidad puede ser positivo porque facilita el acceso de los residentes y ayuda en las tareas de carga y descarga.

Sin embargo, sí existen algunas características que pueden ayudar a transformar la calle con éxito:

  • Aceras y zonas peatonales adecuados para todos los peatones, incluyendo a los que tienen su movilidad reducida, a los que tienen movilidad funcional, a los mayores y a los menores de edad. Estas zonas deben ser amplias permitiendo el desplazamiento y estancia de las personas.
  • Isletas centrales y pasos de peatones bien ubicados y diseñados de forma que conecten los diferentes itinerarios peatonales y permitan el acceso de las personas con movilidad reducida.
  • En los semáforos, alargar el tiempo que tienen los peatones para cruzar la calzada, disponer de señales sonoras o de cuenta de los segundos disponibles para ese movimiento.
  • Itinerarios ciclistas continuos y seguros, con zonas de aparcamientos.
  • Ubicación de otros aparcamientos necesarios como, por ejemplo, para los nuevos modos de desplazamiento con vehículos de movilidad personal.
  • Mejora del alumbrado público.
  • Carriles bus o señales que prioricen el paso del autobús.
  • Paradas de autobuses con apartaderos, con adecuadas y seguras conexiones peatonales, y mobiliario urbano que haga más segura, cómoda y agradable la espera de los pasajeros. Algunos ejemplos son asientos, un refugio para refugiarse de la lluvia, o árboles para protegerlos del calor.
  • Señales de tráfico para todos los usuarios, señales sonoras para los peatones y semáforos sincronizados dentro un itinerario.
  • Medidas de reducción del número de vehículos que transitan por las calles.
  • Medidas de calmado de tráfico adecuadas a las características de la calle para rebajar la velocidad o mantenerla a una velocidad previamente reducida.
  • Mobiliario urbano como bancos, papeleras, etc.
  • Arbolado para garantizar un buen ambiente durante las horas más calurosas del año.

Ciudades más seguras mediante el diseño. [Figura]. Recuperado de https://publications.wri.org/citiessafer/es/

Una forma de llevar a cabo tal transformación es a través del proceso de urbanismo táctico. No es necesario transformar la calle completamente en una sola vez. Se puede introducir actuaciones más pequeñas de forma temporal para conocer el resultado de esa medida y orientar las futuras decisiones. Poco a poco la obra se va terminando y la calle se va transformando en una calle completa aceptada por todos los usuarios. Se ha realizado de manera participativa teniendo en cuenta su opinión.  

Otra característica del urbanismo táctico es que aquellas medidas con resultado positivo pueden incorporarse a la política de la ciudad con la posibilidad de replicarse en otros lugares con las adaptaciones necesarias.

Como consecuencia de la pandemia se ha tenido la oportunidad de aplicar muchas medidas de urbanismo táctico que, con mayor o menor criterio, han tenido un impacto notable en los vulnerables. Una de estas medidas fue el desarrollo de planes ciclistas pensados, en un principio, para ser temporales. Actualmente estos planes se pretenden que perduren tras la pandemia.

Por otro lado, la conocida “ciudad de los 15 minutos”, que tanta importancia ha adquirido durante la pandemia, necesita para su desarrollo de estas calles completas.

Cosas de arquitectos. Ciudad de 15 minutos. [Figura]. https://www.cosasdearquitectos.com/2020/08/ciudad-de-15-minutos/

La Ciudad de los 15 minutos supone un gran reto de reorganización de la ciudad para mejorar la calidad de vida de los ciudadanos. Se basa en tener en nuestro ámbito más próximo, en una distancia de 15 minutos en movilidad activa (a pie o en bici), las distintas funciones urbanas necesarias para habitar, trabajar, aprovisionarse, cuidarse, aprender y descansar. De esta manera se evitaría desplazamientos de grandes distancias, generalmente en vehículo privado.

Esto exige y permite una mayor y mejor utilización del espacio disponible, reapropiándose del espacio público para darle múltiples usos. Una ciudad sin tantos desplazamientos de larga distancia no necesita tanto espacio para los coches pudiendo ser usado por otros modos de desplazamiento: a pie, en bici o con vehículos de movilidad personal. Además, habría más espacio para disponer de árboles en la calle, construir zonas verdes, plazas peatonales, áreas de juego infantil…

De lo descrito anteriormente se deduce que las calles completas tienen una serie de beneficios:

Uso eficiente de la red de transporte

Con una infraestructura de calle completa aumenta el tráfico de peatones, ciclistas, vehículos de movilidad personal, y del transporte público. Esto consigue que se reduzca el uso del vehículo privado que es el que más espacio ocupa en la vía púbica, reduciéndose la congestión del tráfico.

Uso del transporte público

Los carriles exclusivos para autobuses y las señales que priorizan a los autobuses permiten que el transporte público pueda competir con el vehículo privado. Ofrecen a los usuarios el desplazamiento de un lugar a otro en menos tiempo.

Esto, junto con un diseño de paradas de autobuses que las haga accesibles, seguras y cómodas, hace que los ciudadanos vean al transporte público como una excelente alternativa al vehículo privado.

Zicla. Paradas de bus inteligentes. Qué son y por qué son buenas. [Figura]. Recuperado de https://www.zicla.com/blog/paradas-de-bus-inteligentes/

Seguridad Vial

Una calle con un diseño deficiente aumenta el riesgo de sufrir accidentes especialmente en el caso de niños, ancianos y personas con discapacidades. Sin embargo, una política de calles completas hace que caminar, montar en bicicleta, o el uso de vehículos de movilidad personal sean más seguros.

Si esto va acompañado con diseños que impulsen el uso del transporte público frente al vehículo privado, se podrá conseguir reducir el número de vehículos privados motorizados en las calles y, por tanto, se reducirá el número de accidentes y su gravedad.

Salud y medioambiente

Al disponer de adecuadas aceras y carriles para bicicletas en estas calles, los usuarios están más dispuestos a desplazarse por ellas con modos más activos y saludables que el vehículo motorizado. A su vez, estos modos de desplazamiento generan menos contaminación mejorando la calidad del aire local.

Economía local

Las calles completas, por sus características de segura, cómoda y atractiva, aumentan el tráfico peatonal incidiendo positivamente en la mejora de la actividad comercial. Esta mejora es un foco de atracción para la implantación de nuevos negocios y comercios en la calle y su zona de influencia.

Social

Diferentes estudios, así como los resultados de las calles completas de diferentes ciudades, han demostrado que los diseños que mejoran el desplazamiento a pie permiten a los residentes desplazarse al trabajo andando, socializar e involucrarse con la comunidad.

Circula seguro. La calle perfecta para el ciudadano no tiene por qué ser peatonal: así es una Calle Completa. [Figura]. Recuperado de https://www.circulaseguro.com/la-calle-perfecta-ciudadano-no-peatonal-asi-una-calle-completa/

En definitiva, se trata de hacer que las calles sean más accesibles y ayuden a disminuir la siniestralidad y mejorar la contaminación atmosférica y acústica de la ciudad, la salud de los ciudadanos y el comercio local, haciendo que sean focos de atracción para nuevos negocios y nuevas actividades.

Almudena Celeiro González, Ingeniera de Caminos, Canales y Puestos. Especialista en Seguridad Vial en PONS Seguridad Vial.